Crear una aplicación es un proyecto desafiante para incluir en tu portafolio, pero también ¡puede ofrecerte ingresos adicionales si eliges publicarlo!

 

Guía para principiantes de cómo crear una App en 10 pasos

 

1. Desarrolla una idea para tu App

 

El mejor lugar para comenzar es resolver un problema que encuentres o desarrollar una aplicación con mejoras que te gustaría ver en una que ya existe. Por ejemplo, una nueva funcionalidad para una aplicación de reloj o un diseño diferente para una aplicación de calendario.

Si deseas crear una aplicación como un proyecto que te apasione (o como parte de tu portafolio), la estética es menos importante para ti. En ese caso, concéntrate en hacer que tu aplicación sea fácil de usar, funcional y que funcione sin problemas.

Si planeas lanzar tu aplicación al mundo, puedes considerar dedicarle más tiempo al diseño para asegurarte de que se vea tan bien como funciona.

 

2. Define tus metas y objetivos

 

¿Alguna vez has oído hablar de los objetivos “SMART”? Es un acrónimo que te ayuda a desarrollar objetivos que se pueden seguir y tachar fácilmente a medida que se completan.

SMART significa:

  • Específico
  • Medible
  • Realizable
  • Realista/Relevante
  • Limitado en el tiempo

Al escribir los puntos principales que necesitas para desarrollar tu aplicación, divídelos en pasos más pequeños. Eso te ayudará a mantenerte encaminado y dividir un proyecto muy desafiante en partes más fáciles de administrar, a la vez que te garantizará establecer objetivos realistas para ti.

Por ejemplo, si tu tarea es “crear una aplicación de calculadora”, puede ser bastante difícil comenzar. Cuando lo desgloses en pequeñas metas, será mucho más alcanzable.

Aquí hay un ejemplo de cómo un proyecto podría verse usando objetivos SMART:

S: Escribiré 2 funcionalidades que quiero que tenga mi aplicación y reservaré X cantidad de tiempo cada semana para trabajar en ella.

M: Probaré estas funcionalidades para ver si son precisas. Según los cálculos matemáticos, deberían generar una respuesta específica.

A: Tengo X experiencia con [lenguaje de programación] (esto cambiará dependiendo de tu proyecto).

R: Quiero agregar esto a mi portafolio y avanzar en mi carrera trabajando en algo tangible.

T: Completaré la aplicación dentro de X meses [o por X fecha] trabajando en ella durante X horas a la semana.

 

Recuerda, establecer metas realistas y alcanzables significa comenzar poco a poco. Si una aplicación te toma 3 años para construirla y perfeccionarla, puedes considerar ajustar el marco de tiempo y el alcance, tal vez a algo que te llevará 2-3 meses o menos.

 

3. Haz una investigación de mercado competitiva

 

Supón que estás creando una aplicación para resolver un problema, mejorar la función de una aplicación existente o agregar valor a tus usuarios. En ese caso, es esencial realizar una investigación de mercado antes de comenzar el desarrollo.

Tomarse el tiempo para descargar aplicaciones similares para tener una idea de lo que hay disponible te ayudará a descubrir los puntos débiles y las mejoras que pueden realizar en la iteración de tu aplicación. Además, revisar las reseñas y los comentarios puede ayudarte a atender algunas de las principales peticiones de usuarios para aplicaciones similares.

Al recopilar estos datos, puedes tomar decisiones informadas sobre el diseño y la funcionalidad de tu aplicación y obtener una ventaja competitiva al resolver los problemas que puedan tener tus clientes potenciales.

 

4. Planifica la funcionalidad y las características de tu aplicación

 

Al desarrollar una aplicación móvil, no es bueno adoptar un enfoque de “Lo resolveré sobre la marcha”. Fácilmente puedes abarcar más de lo que eres capaz de desarrollar e intentar implementar un número excesivo de características y funcionalidades que terminan por no ser compatibles entre sí.

Comienza de a poco y amplía más tarde. Las aplicaciones se pueden actualizar, por lo que armar una aplicación base con una o dos funciones clave es un buen sitio para comenzar. Puede ser fácil desanimarse si encuentras que algunas funcionalidades no trabajan bien o son demasiado avanzadas para tu nivel de habilidad actual.

Si te mantienes al día con los objetivos y la planificación SMART, puedes apegarte a lo básico y pasar más tiempo perfeccionando las funciones básicas, que se pueden profundizar más adelante.

Esto también puede evitar innumerables horas de trabajo inútil, que podría haberse aplicado a otras cosas, como mejorar las funciones principales de tu aplicación o mejorar tus habilidades de programación (para beneficiar futuras versiones).

wireframe

5. Crea el Wireframe de tu App

 

Un wireframe de una App es un boceto 2D que describe visualmente tu diseño y cómo funcionará. Es una versión muy básica de tu producto final, destinada a darte una idea de cómo funcionará y cómo los usuarios podrán interactuar con ella.

A diferencia de los wireframes de sitios web tradicionales, el diseño de wireframe de tu aplicación móvil debe centrarse principalmente en la funcionalidad. No te atasques en los detalles del diseño; esas decisiones pueden venir después.

Debido a que desarrollarás una aplicación desde cero, tu base será lo más importante. Esta es la razón por la que dibujar (hablando en sentido figurado) un wireframe es muy útil antes de sumergirte en el código.

 

6. Elige un tipo de desarrollo de Apps

 

Desarrollo de aplicaciones nativas

Se refiere a construir una aplicación móvil exclusivamente para un sistema operativo, utilizando sus respectivos lenguajes de programación y herramientas (como el lenguaje de programación Objective-C + Xcode para iOS). Puede ofrecer una experiencia de usuario excepcional e incluir una funcionalidad más amplia.

 

Desarrollo de aplicaciones híbridas

Un enfoque híbrido combina el desarrollo de aplicaciones nativas y el desarrollo de aplicaciones web; esta es una opción popular entre los desarrolladores porque el código se puede escribir una vez y aun así adaptarse a múltiples plataformas, ahorrando horas de trabajo. Los beneficios incluyen una experiencia de usuario e interfaz mejoradas, un desarrollo más rápido y una función de alto rendimiento.

 

Desarrollo de aplicaciones web

El desarrollo de aplicaciones web permite un único proceso de desarrollo (es decir, HTML) y funciona en todos los dispositivos. Estas aplicaciones pueden adaptarse a cualquier sistema operativo, lo que las hace dinámicas y fáciles de actualizar. No es necesario descargarlas, ya que están alojadas en un servidor y se accede a ellas a través de un navegador en línea.

 

Desarrollo Progresivo de Aplicaciones Web

Como una extensión del desarrollo de aplicaciones web, el desarrollo progresivo de aplicaciones web se asemeja a una aplicación en tu teléfono, pero se accede a través de una página web. Si bien no se descargan, estas aplicaciones pueden utilizar “trabajadores de servicio” para permitir el uso sin conexión de la aplicación (y el almacenamiento de datos), funcionando como una aplicación nativa en términos de funciones (es decir, notificaciones automáticas, geolocalización y uso de la cámara).

7. Personaliza el diseño y crea tu aplicación

 

Ahora que estableciste tus objetivos, realizaste una investigación de mercado, determinaste qué características se lanzarán primero y creaste un esquema, ¡es hora de comenzar el desarrollo!

Recuerda, tu enfoque primero debe estar en la funcionalidad de la aplicación. Sigue tu wireframe y haz los ajustes necesarios; puedes encontrarte durante el desarrollo con algo que no funciona tan bien como esperabas.

Una vez que tengas una aplicación funcional, comienza a personalizar el diseño. Asegúrate de que la interfaz de usuario (UI) esté optimizada para una experiencia de usuario (UX) perfecta, implemente colores que te parezcan atractivos (o que sean óptimos según tu investigación de mercado) y realza la interfaz de tu aplicación.

 

8. Prueba tu aplicación para asegurarte de que esté lista

 

Antes de lanzar tu aplicación al mundo, es muy importante realizar un control de calidad. Deberás probarla varias veces para descubrir y resolver cualquier problema. Hacer que también varias personas prueben tu aplicación es otra buena manera de realizar el control de calidad.

Considera ejecutar tu aplicación a través de una de estas herramientas de prueba de aplicaciones como medida adicional de seguridad:

¡No olvides corregir tus errores y luego vuelve a probarla otra vez! Antes de lanzar la aplicación, tu objetivo es completar una prueba de control de calidad final en la que no surjan problemas ni errores.

 

9. Envía tu aplicación a Google Play o a la App Store de Apple

 

Una vez que estés listo para enviar tu aplicación, elige la tienda de aplicaciones Android o Apple para enviarla (o ambas, según el tipo de desarrollo de la aplicación que elijas).

¿Quieres enviar tu aplicación a la tienda Google Play? Puedes hacerlo a través de una cuenta de desarrollador en Play Console de Google. Hay una tarifa única de $25 dólares para publicar una aplicación.

Para enviar tu aplicación a la App Store, primero deberás estar inscrito en el Programa de Desarrolladores de Apple (nota: cuesta $99 dólares/año pero incluye características adicionales).

 

10. Promociona y comercializa tu aplicación

 

Ahora que tu aplicación está disponible para el público, promuévela y comercialízala para que la gente pueda encontrarla y usarla. Puedes promocionar tu aplicación a través de múltiples canales a diferentes costos, dependiendo de cuánto tiempo y esfuerzo te gustaría dedicarle.

Crea una página web. Esta es una excelente manera de promocionar tu aplicación, y también puedes incluir más información sobre ti y tu experiencia (así como enlaces otros de tus trabajos). Es una excelente manera de crear un portafolio, especialmente si estás buscando un trabajo como programador.

Redes sociales. Si ya tienes presencia en línea, las redes sociales son una manera fácil de correr la voz acerca de tu nueva aplicación. Incluso si solo llegas a amigos y familiares, es una excelente manera de crear entusiasmo, y existe la posibilidad de que los amigos de tus amigos (y más allá) también la vean.

Anuncios. Hay muchos tipos de anuncios en línea en los que puedes confiar, desde anuncios en redes sociales hasta anuncios y promociones de Google a través de las tiendas de aplicaciones en las que te encuentras. Los anuncios pueden ser un poco costosos, así que asegúrate de investigar la(s) plataforma(s) de tu elección antes de configurar una campaña publicitaria.

 

 

Autor original: Brad Mitchell